RuedaCuba

Fusterlandia, descrito en ocasiones como parque y en otras como museo, es un lugar de visita obligatoria para todos aquellos que deseen conocer los lugares más pintorescos de La Habana. Enclavado en Jaimanitas, en el extremo noroccidental de la capital cubana, es un proyecto comunitario del artista cubano José Rodríguez Fuster. "Cuando llegué aquí, mi casa era pequeña y de madera", recuerda Fuster. "Así que decidí hacer algo al respecto: empecé a construir mi sueño". Fuster había visitado Europa y había regresado a Cuba lleno de inspiración. Había visto la obra de Gaudí en Barcelona y la de Brancusi en Rumania. "Me parecía imposible hacer algo así en Cuba. Pero con el tiempo, todos los sueños se cumplen." Aunque el arte de Fuster no pueda definirse como realmente innovador (su lenguaje visual bebe abundantemente de Picasso y Jean Dubuffet), sin duda ha innovado muchos espacios con él. Los tejados, muros, entradas y bancos que se extienden por los bloques alrededor del epicentro que es el enclave de su estudio, están decorados con sus esculturas y mosaicos de colores vivos: sirenas, peces, palmeras, gallos y santos de Santería, o citas de Alejo Carpentier, Onelio Jorge Cardoso y Ernest Hemingway. Fusterlandia, dice el artista, fue el afloramiento natural del desarrollo artístico de Fuster, ni más ni menos. "Fui trabajando día a día para hacer algo cada vez más espectacular", declara. "Quería que mi estudio fuera un lugar donde pudiera vivir con el arte. Ésta siempre fue mi ilusión, mi idea. Y creo que, poco a poco, se hizo realidad." Más de 80 vecinos han dejado que Fuster utilice sus casas como lienzos. "Este proyecto no es sólo sobre mi casa. Es sobre las casas de mis vecinos. Mis vecinos son gente maravillosa." "Hay gente que me ha criticado diciendo que todo esto es una oda a mí mismo. Pero yo no puedo hacer nada frente a eso. Así es la vida." Los variados turistas que han visitado Fusterlandia muestran su asombro alencontrar "un vecindario que esta tomando vida gracias a que las redes sociales están haciendo conocida esta obra. Caminas por las calles y puedes ir disfrutando del colorido de las obras, al llegar al establecimiento encontrarás una casa gigante la cual esta bordada de estos peculiares azulejos..". Mezcla de arquitectura, tradition y pintura, esta obra ha dado vida no solo al pueblo que la ha visto crecer, sino a toda la ciudad de La Habana. *Citas tomadas de: Havanacultura




Comentarios

Insertar comentario

Para registrarse acceda al siguiente link: Entrar