RuedaCuba

El Puente de Bacunayagua era el último eslabón para terminar la Vía Blanca, a fin de unir a las ciudades de La Habana y Matanzas. Menudo desafío se encontró Luis Sáenz Duplace para unir a La Habana y Matanzas. Ingeniosas y atrevidas alternativas tuvo que emplear para construir el Puente de Bacunayagua, el más alto y largo de Cuba, pero le valieron para ser incluido entre las siete maravillas de nuestra ingeniería civil, además de un espectáculo inigualable.Por primera vez en este archipiélago, fue imprescindible aplicar el hormigón estructural, para los semiarcos del sistema Melan. Resultó verdaderamente novedoso, al usar acero laminado, armado en dos partes y girando cada una hasta encontrarse en la posición definitiva.Sin recurrir a una armadura de lanzamiento, no hubiese sido posible colocar las vigas en posición, pues de 1956 a 1959 aún no había grúas de 30 toneladas en el país.Prefabricado en su totalidad y cimentado directamente en la roca, se apoya en torres tipo Vierendel, postensadas en el arco central: dos arcos poligonales simétricos unidos en sus nudos por vigas transversales de gran rigidez, y sobre las columnas un cabezal que soporta las vigas de 47 toneladas cada una.Indiscutiblemente, requirió de un considerable esfuerzo y tesón de los fabricantes: su ubicación sobre una profunda garganta cerca del mar, conlleva a salvar una altura de más de 100 metros, lo cual le hace acompañarse a su vez de fuertes vientos que, unidos a la exuberante zona de difícil acceso, complicaron su construcción.Cualquiera puede imaginar cuán duros fueron los trabajos, cuánto de audacia e ingenio, de afán y riesgo, precisó esta obra majestuosa.El viaducto puede considerarse seguro, pese a los miles de vehículos que lo transitan, muchos más que los previstos hace medio siglo. Tras su inauguración el 26 de septiembre de 1959, se sometió a sendas reparaciones, una en 1976 y otra de 2011 a 2015.Durante la primera intervención se le cambiaron las vigas y el tablero. La segunda se dedicó a los elementos verticales (pórticos) y, progresivamente, a las vigas, tableros y arcos. De ese modo, la peculiar reliquia de la ingeniería civil cubana revalidó su capacidad portante inicial, y ofrece seguridad por otros 20 años, sin necesidad de reparación capital.El Puente de Bacunayagua era el último eslabón para terminar la Vía Blanca, a fin de unir a las ciudades de La Habana y Matanzas. Hoy enlaza a la nueva provincia de Mayabeque con la de Matanzas.Es el más alto de Cuba, con 103.5 metros desde el nivel del río hasta el pavimento. Se despliega a través de 313.5 metros de largo, con 11 luces de 28.5 metros y la luz libre más larga del país: 114 metros.Tiene tres grandes virtudes: su resistencia, el paisaje de su entorno y la alfombra de asfalto que extiende hacia el famoso balneario de Varadero.Desde luego que dispone de un atractivo mirador, con amplios balcones, para apreciar el verde de palmeras y arbustos en derredor, la profunda garganta del río que da nombre al puente y el valle del Yumurí. En ese singular paraíso las aves vuelan al alcance de la mano.El sitio convida al senderismo, a explorar el hábitat de unas 70 especies exclusivas de su flora y fauna, a paseos a caballo por el Valle de Yumurí y en botes de remo hasta la orilla del mar, a tomar una ya célebre “piña colada” con ingredientes naturales frescos… y a un exquisito almuerzo con platos tradicionales entre música campesina.Pocos artistas se resisten a plasmar su espléndida belleza en sus lienzos: los farallones, laderas y mangles, las palmas reales, los árboles frondosos, el Valle, los diminutos bohíos desde la altura, el capricho de los henequenes en posición oblicua a la tierra (como si cayeran al precipicio), el mar a lo lejos…Incluso hay deportistas que se lanzan atados por una cuerda elástica al torso o al tobillo, desafiando el peligro y prestos a contemplar tales parajes de cabeza.Tremendo regalo nos hizo Luis Sáenz Duplace y su equipo de ingenieros: una maravilla sobre el Yumurí.




Comentarios

Insertar comentario

Para registrarse acceda al siguiente link: Entrar